TIPS Y EJEMPLO DE MENÚ PARA QUE NO TE OCURRA.

Es posible que lleves durante todo el año intentando lograr tener una relación sana con la comida o es muy probable que intentando perder peso. Te ha supuesto mucho trabajo y esfuerzo y pensar que las Navidades pueden ser un punto de inflexión para que vuelvas a perder el control te produce pavor. Es muy normal que te sientas así, al final en Navidad hay demasiados estímulos que nos incitan a comer más o de peor calidad que lo que podemos hacer durante el año. Es como si en esta fecha todo conspirara a que perdamos esa fuerza de voluntad ¿verdad?

Por eso, el primer consejo que puedo darte, es que no te pongas expectativas irreales en esta época. Se consciente que el ambiente que se crea (un mayor estado de felicidad por norma, villancicos por las calles, olores que nos penetran y nos transportan al pasado, reencuentros, dulces con sabores y texturas que son una auténtica delicia para el paladar…) añadido a la pérdida de rutina que en cierto modo hay, dificulta en gran medida mantener los objetivos que teníamos previstos. Por ello, si te gusta la Navidad, disfruta, disfruta de todo lo que te aporta y te hace sentir, incluida la comida. Bajar la guarda de vez en cuando es bueno, recuerda que la flexibilidad y la compasión son dos características básicas que tienes que trabajar si quieres lograr el mantenimiento de la conducta y no recuperar el peso perdido y quizás la Navidad es un buen  momento para que lo pongas en práctica. Es importante que la comida no sea un motivo por el que le des a esta época una connotación negativa y por supuesto que no te hiciera sentir fracasada ni con remordimientos. Si es así, te animo a que acudas a un profesional de la nutrición y/o psicología y te ayude o te de estrategias para gestionarlo de una manera más sana.

El segundo consejo que te quiero dar viene relacionado con que te pares un segundo y me contestes a la siguiente pregunta. Después de una cena de nochebuena, un día de navidad o una comida de amigos ¿tienes la sensación de que abres la veda (aumentas el consumo de dulces, le prestas menos atención al tipo de alimentos, te da todo más igual, porque total…¿ya te has pasado?) Si esta es tu situación, evita compensar durante las navidades. Sé inteligente, has intentando controlar durante todo el año determinados tipos de alimentos porque piensas que al  comerlos, perderás de nuevo el control y no habrá servido para nada todo el esfuerzo que has hecho. ¿Realmente piensas que en Navidad será diferente? Todo lo contrario, será el doble de complicado, aumentará tu culpa y tu frustración y cogerás más peso del que hubieras cogido sino hubieras compensado.

 

Te dejo algunos TIPS qué sería bueno que llevaras a cabo los días posteriores a un evento navideño:

  • Desayuna lo mismo que sueles tomar en tu día a día.
  • Si tienes hambre o estás acostumbrado a hacerlo, toma algo a media mañana.
  • En el almuerzo intenta cocinarte un plato que te resulte apetecible, que te genere palatabilidad, que lo disfrutes cuando lo tomes, que sea sano pero que no lo relaciones con un concepto dieta. Por ejemplo, puedes tomar arroz con salmón y salsa de soja o unos espaguetis de edamames* (puedes encontrarlos en Aldi) con tomate frito natural y carne.
  • En la merienda puedes tomarte por ejemplo un yogur, pero intenta buscar alguna alternativa que como en el caso anterior te genere gratificación el hecho de tomarlo. Si te gusta que tenga textura esponjosa a la vez que sea cremoso te recomiendo que pruebes uno de la marca YoPro de vainilla*.
  • Para cenar puedes cocinarte una pizza con base de calabacín o unas fajitas con pollo y verduras.
* «Platos fáciles de hacer, platos que solo tienes de calentar o alimentos listos para comer». Y todos ellos con una finalidad ayudarte a cuidarte o a perder peso.
A partir de Enero con nuestro nuevo servicio «Directo al grano», ni la planificación, ni tu ritmo de vida, ni el tiempo dedicado a cocinar será un problema para lograr tu objetivo.
Solo tendrás que sacar media hora para ir al supermercado y comprar la lista que te mandemos. De todo lo demás, nos ocupamos nosotros. Si quieres obtener la muestra gratuita, atento a nuestro IG centro.nutriem o Facebook Nutriem Sevilla Este.

Llevando a cabo este tipo de pautas ¿Qué conseguiremos?

  1. Mantener una relación sana con la comida y con nosotras mismas durante las Navidades.
  2. Alejarnos del concepto dieta y de la obligación de tomar determinados alimentos para “compensar”.
  3. Que la sensación de apetencia, de palatabilidad y de placer por la comida esté presentes también los días no festivos.
  4. Descubrir que hay platos sanos que pueden generarnos un bienestar a nivel de paladar, similar a lo que pueden hacerlo alimentos de menos calidad nutricional.
  5. Que mi mente no tenga la idea de que al día siguiente al evento voy a entrar en el concepto dieta y eso pueda generarme comer más de la cuenta los días festivos.
  6. No someter ni al cuerpo ni a la mente a cambios bruscos de alimentación, sino tomarnos las Navidades como un punto intermedio para una vez pasadas las fiestas volver a la rutina anterior.
  7. Evitar sentir culpabilidad o frustración por no haber cumplido lo que me he propuesto.
  8. Controlar una subida llamativa de peso.
  9. Relajación y tranquilidad mental.

El tercer y último consejo es que no te peses, centra tu atención en cumplir determinados objetivos realistas y que te hagan sentir dentro de tu zona de confort. Recuerda que no es momento de autoexigencias ni de hacer cambios nuevos. Es momento de poner en práctica todo lo aprendido durante el año, que casi sin esfuerzo, puedes llevarlo a la práctica.

Te animo a que hagas una lista donde numeres algunos objetivos concretos de los que te veas capaz y propóntelos para esta Navidad (aquí te dejo algunos ejemplos):

  • Los días no festivos salir a caminar.
  • Intentar no repetir.
  • No comer del centro, sino apartarme en mi plato.
  • Intentar prestar atención a las señales de saciedad y respetarlas. Si me apetece comer más de ese alimento, resérvalo para la siguiente comida.
  • ….
  • ….

¡Feliz navidad!

Olga Cabezuelo

Psicóloga y dietista nutricionista.